www.agrosiembra.com
icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif
icon_list/biblioteca.jpg icon_list/sembrar2.jpg icon_list/foro.jpg icon_list/clasificados.gif icon_list/noticias.gif icon_list/videos.gif
icon_list/novedades.gif
Cómo sembrar TOMATE ? icon_list/back_icon.jpg
Imprimir
Técnicas del Cultivo
Preparación del suelo
Se recomienda el uso de subsoladora al menos una vez cada 3 a 5 años, que debe efectuarse en la época seca. En el establecimiento normal del cultivo es necesario realizar varios pasos de arado y rastra, a fin de enterrar los restos del cultivo anterior. Esta práctica reduce la transmisión de enfermedades entre cultivos.

A continuación es necesario nivelar el terreno para proceder al levantamiento de las camas o surcos y de los canales de drenajes. Se recomienda hacer surcos de 1.2 a 1.8 m de ancho (dependiendo de la maquinaria disponible y el tipo de crecimiento de la planta), con una altura de 20 a 30 cm.

Uso de Coberturas Plásticas en los Surcos
En Florida, México, Guatemala, Costa Rica y Panamá, una práctica muy difundida es el uso de coberturas o “mulch”, particularmente en los sistemas de producción bajo invernadero que generalmente es de polietileno en varios colores y espesores, cuya elección depende de la época de siembra, de la variedad a sembrar y de las condiciones físico – químicas del suelo.

El uso de esta cobertura trae los siguientes beneficios: mejora el control de malezas, ayuda a conservar la humedad del suelo, se conserva mejor el fertilizante y hay una mejora en la calidad del fruto, todo lo anterior se traduce en un crecimiento en el rendimiento.

Cultivos Rompevientos: Una práctica muchas veces sub estimada en la practicas de protección o de cultivo es el uso de cultivos rompevientos. Entre estos se pude incluir caa de azúcar, centeno y avena.

Es necesario seleccionar el cultivo que mejor se adapta a la región. Estos cultivos pueden colocarse inclusive entre cada línea de cultivo.

Uso de Cobertura al Cultivo, para protección antivirus: Se recomienda el uso de “cubierta de polipropileno no tejido”, material que impide el paso de insectos vectores y proporciona suficiente luz para que crezca el cultivo. Se remueve al empezar la floración.

Sistemas de Producción
1. Sistemas Abiertos
La mayoría del área sembrada en la región corresponde a este sistema. El agricultor expone a la planta directamente a las condiciones del medio ambiente, por lo general acondicionado a la estación húmeda del país. Por ejemplo, en Costa Rica, muchos productores de este cultivo establecen asociaciones dentro de las plantaciones de café ya establecidas, el cultivo perenne en este caso se beneficia de las labores culturales realizadas en el tomate.

2. Sistemas Controlados
Comúnmente llamada producción bajo invernaderos, esta nueva tecnología va ganando adeptos. Tiene la ventaja de obtener una fruta de muy buena calidad, y de que se puede producir durante todo el año. La desventaja principal es el alto nivel de inversión inicial.

Sin embargo, este sistema se ha adaptado a las necesidades y limitaciones de los productores, pudiéndose encontrar desde invernaderos con elevados niveles de tecnología (sistemas computarizados de riego, control de luminosidad, temperatura, aireación, etc.), hasta pequeños sistemas con materiales locales como la caña de bambú, madera, mecates, entre otros, que le permiten al productor de bajos recursos, iniciar con estos sistemas de producción.

Siembra y Trasplante
Se puede emplear tanto la siembra directa como el trasplante para la producción de tomate. Sin embargo, el cultivo desarrolla mucho más rápido en el trasplante, por lo que la siembra directa es una práctica que casi no se emplea. Las plántulas puede provenir de piloneras, bloques de suelo (soli blocks), maceteros de turba (jiffy pots) y maceteros de papel (paper pots).

Época de Siembra
Aunque puede sembrarse durante todo el año, el periodo más recomendado es el seco, pues el exceso de lluvia puede generar problemas con enfermedades fungosas y bacterianas.

Semilleros
Con el fin de lograr una etapa de semillero muy eficiente, es necesario planificar cuantas plantas se tendrán en el campo finalmente. La tabla siguiente presenta los parámetros a considerar para estimar el número de plantas/ha, y la cantidad de semillas a utilizar.

Factores para proyectar un semillero al campo

Distanciamiento entre surco Distanciamiento entre plantas Plantas por mz Mas del 3% de perdidas Plantas/mz
1.0 0.25 28,000 840 28,840
1.0 0.30 23,333 700 24,033
1.0 0.40 17,500 525 18,025
1.0 0.50 14,000 420 14,420

La semilla puede sembrarse directamente en el suelo, en eras o cantero; sin embargo, se recomienda hacer el semillero en bandejas dada la facilidad de manejo, un uso más eficiente de las semillas, producción de plántulas sanas y con buen desarrollo foliar y radicular. Esto se refleja en un mayor porcentaje de pegue en el campo.

Las bandejas son hechas de plástico (polipropileno) o de espuma flex, que producen pilones de varias formas. El tamaño de celda más económico y manejable es el de aproximadamente 9.7 cm3

Se recomienda producir las bandejas en invernadero, donde las condiciones de crecimiento pueden ser cuidadosamente controladas. Deben emplearse bandejas esterilizadas y medio de crecimiento (usualmente vermiculita; turba (peat most), sustratos elaborados a base de cascarilla de arroz, arena, tierra y materia orgánica como el musgo, en partes iguales) estériles. El proceso de llenado y sembrado en las bandejas requiere tiempo, por lo que en la actualidad existe maquinaria que puede acelerar este proceso.

Se recomienda preparar el semillero entre 20 y 30 días antes del trasplante. Una vez realizada la siembra, es necesario prestar cuidado a las necesidades de agua y fertilizante del cultivo, al igual que al control de plagas. El sustrato a utilizar en el llenado de las bandejas o el área de la finca destinada para el establecimiento de los almácigos o semilleros debe estar completamente libre de plagas, patógenos y malezas; por lo que se recomienda la desinfección del sustrato con fumigante de suelos como el metam sodio, bromuro de metilo, cloropicrina o metil isocianato, antes de colocar las semillas.

Se recomienda que, una vez empleados estos productos, se tenga un tiempo de espera de aproximadamente 15 días antes de sembrar, por cuanto estos productos, pueden tener efectos toxicos en la semilla. Por lo tanto, el agricultor debe programarse con anterioridad para poder llevar las plántulas al campo definitivo al tiempo establecido en su programa de siembra.

El programa de fertilización con Nitrógeno que se emplee en esta etapa, tendrá su efecto en el desarrollo del cultivo en el campo. Dependiendo de la época del año en que se realice el trasplante, se recomienda que la concentración de Nitrógeno en la solución nutritiva empleada sea de 30 a 45 ppm. Plantas trasplantadas con excesiva cantidad de Nitrógeno tendrán bajos rendimientos. Control de plagas, malezas y enfermedades en semilleros.

Se recomienda que una vez que hayan emergido las plántulas se realice un muestreo diario, a fin de determinar problemas fitosanitarios. Lo más común es la pérdida de plántulas causada por hongos como Pythium, Fusarium y Rhizoctonia, causantes, entre otros patógenos, del llamado “mal del talluelo”; así como también por insectos cortadores como grillos (Orden Orthoptera), gusanos (Heliothis sp., Spodoptera sp.), zompopos (Atta sp.), gallina ciega (Phyllophaga sp.), entre otros.

Cuando se presenten estos problemas se deben eliminar las plántulas enfermas y realizar una aplicación de fungicidas preventivos y/o curativos en el agua de riego, y el uso de insecticidas o cebos envenenados según la situación del problema de plaga encontrado.

Por otro lado, la alta incidencia de enfermedades viroticas, transmitidas especialmente por mosca blanca, es un problema serio. En Guatemala, Costa Rica, Nicaragua, y Panamá se reporta que el uso de mallas finas como la tela ORGANDI, para la protección de semilleros, ya que esta evita y disminuye significativamente el daño causado por este insecto durante la época más crítica del cultivo.

Trasplante
El trasplante debe realizarse cuando las plantitas tengan de cuatro a cinco foliolos (aproximadamente 15 a 20 cm de altura). Esto ocurre entre 18 y 28 días después de la siembra, aunque dependerá de la temperatura ambiental. El trasplante puede realizarse hasta entre los 25 a 30 días después de la siembra.

Las plántulas que se trasplantan son colocadas en el campo con el medio de crecimiento adherido a las raíces. Hay pérdidas menores de esta manera que con el trasplante a raíz desnuda, lo que resulta en cultivos mas uniformes. Además, en el caso de que se utilice una cubierta plástica, hay menor tendencia a la marchitez, ocasionada por las quemaduras debido a que el plástico se calienta en días de sol. Por otro lado, si se emplea maquinaria para esta labor, la misma requiere de la presencia del pilón para funcionar apropiadamente.

Cuando se efectúe el trasplante, especialmente en suelos fríos, el establecimiento de las plántulas puede mejorarse con el uso de pequeñas cantidades de solución fertilizante iniciador.

Cualquier fertilizante alto en Fosforo soluble, empleando entre 3 y 4 libras por 50 galones del agua para el trasplante, a menudo estimula el desarrollo temprano de las raíces. En recientes investigaciones se ha encontrado que soluciones de fosfato monopotásico amoniacado han dado buenos resultados.

En la Universidad de Florida se han conducido estudios de campo sobre la profundidad del trasplante en camas o surcos con cubierta. Los resultados muestran que se puede obtener mejores rendimientos si se coloca la plántula en el suelo, al menos a la altura del nudo cotiledonar, o levemente más profundo. Esta profundidad de trasplante probablemente coloca la raíz con su pilón en un suelo más húmedo lo que ayuda al crecimiento del sistema radicular.

Métodos de Irrigación
Todos los cultivos vegetales requieren una cantidad de agua apropiada. Cuando la lluvia es escasa, debe procederse a suplementarla con irrigación. Para lograrlo existen varios tipos, que pueden emplearse solos o en conjunto, dependiendo de las condiciones del cultivo, y de la accesibilidad al equipo adecuado:

a. El sistema de irrigación subsuperficial o filtración. Es un método relativamente no tan costos, debido a que se realiza con bajas inversiones de capital; pero no es eficiente en el uso de agua, y no está disponible en todos los lugares.
b. El sistema de irrigación superficial. Es un método satisfactorio tanto para cultivos cubiertos como para los que no lo están. Requiere menos cantidad de agua bombeada que el método anterior.

Los daños por salinidad son menores, ya que el movimiento del agua es principalmente hacia abajo, con el riego por aspersión. Una desventaja de este método es el incremento en el potencial de dispersar organismos patógenos con la salpicadura de agua.

c. El riego por goteo. Reduce la cantidad de agua a emplear, se puede fertilizar mientras se riega y realizar el control de enfermedades y plagas, porque permite realizar satisfactoriamente el proceso de quimigación.

Estos conceptos de fertirrigación y quimigación son importantes por el uso de pequeñas cantidades de fertilizantes, fungicidas e insecticidas, aplicados en forma constante, y en concentraciones expresadas en partes por millón (ppm), a través del agua de riego; son aplicaciones más eficientes y evitan problemas de fitoxicidad por excesos de sales en el suelo. Además permite colocar los productos directamente en la zona radicularmente activa de la planta en la rizosfera.

Esta tecnología tiene un efecto significativo en el aumento de la cantidad y calidad de la cosecha, asi como también en la salinidad general del cultivo.

Fertirrigacion y Fertilizacion: Diversas Recomendaciones
La Universidad de Florida (MAYNARD ET AL, 1995)
Recomienda que para los cultivos que se manejan con estacado, cobertura y cobertura con riego subsuperficial, se aplique todo el P2O5 y los micronutrientes, en bandas o al voleo, y de un 20 a un 25% de N y K2O.

Recomiendan aplicar el Fosforo en bandas, solo en los lugares en que se requiera pequeñas cantidades del mismo. Lo restante de Nitrógeno y de Potasio debe aplicarse en surcos de 10 cm de profundidad a lo largo de los hombros de los surcos o camas. Para cultivos con cobertura, y riego por aspersión, debe incorporarse todo el fertilizante antes de realizar la cobertura.

Para cultivos con riego por goteo, distribuir el P2O5 y los micronutrientes al voleo, y un 20 a un 25% de N y K2O en el área de las camas o surcos. Inyectar el fertilizante a través del sistema de riego. La distribución aparece en la siguiente tabla:
Distribución de Nitrógeno y Potasio restantes, a lo largo del crecimiento del cultivo.

# Semanas* % N+ %K2O++
2 11.00 10.00
2 14.00 13.00
7** 64.00 67.00
1 7.00 6.00
1 4.00 4.00
* Se refiere al número de semanas de duración de esta aplicación, luego de haberse iniciado el trasplante.
** La dosis diaria es mayor en esta etapa del cultivo.
+ Distribución del 100% del Nitrógeno restante.
++ Distribución del 100% del Potasio restante.
Fuente: http://edis.ifas.ufl.edu Adaptado por Xavier Romero

Análisis del Tejido Foliar
Con el fin de determinar deficiencias de nutrientes y micronutrientes en el cultivo, debe elaborarse un análisis del tejido foliar de la planta. Para esto se recolecta al brotar la primera flor, la hoja madura mas reciente. La siguiente tabla presenta información del análisis del tejido foliar del tomate.

N P K Ca Mg S Fe Mn Zn B Cu Mo
Porcentaje (%) Partes por Millón (ppm)
Deficiente <2.8 0.2 2.5 0.8 0.3 0.3 40 30 25 15 5 0.2
Rango Adecuado 2.8 - 4.0 0.2 - 0.4 2.5 - 4.0 0.8 - 2.0 0.3 - 0.5 0.3 - 0.8 40 -100 30 - 100 25 - 40 15 - 30 5 - 10 0.2 - 0.8
Alto >4.0 0.4 4.0 2.0 0.5 0.8 100 100 40 40 15 0.5
Toxico >1500 >300 >250
Fuente: http://edis.ifas.ufl.edu

Para realizar ajustes en la fertilización de Nitrógeno y Potasio, se puede recurrir a la prueba de savia fresca del peciolo que permite obtener las concentración es de estos nutrientes en la planta. En la siguiente tabla se presentan las concentraciones óptimas de Nitrógeno y Potasio, en la savia peciolar a lo largo de las diferentes etapas de desarrollo del cultivo.

Etapa de desarrollo del cultivo Concentración en ppm en la savia fresca del peciolo
NO3 - N K
Primeros brotes 1,000 – 1,200 3,500 – 4,000
Primeras flores abiertas 600 – 800 3,500 – 4,000
Frutos con 2.5 cm de diámetro 400 – 600 3,000 – 3,500
Frutos con 5.0 cm de diámetro 400 – 600 3,000 – 3,500
Primer cosecha 300 – 400 2,500 – 3,000
Segunda cosecha 200 – 400 2,000 – 2,500
Fuente: http://edis.ifas.ufl.edu

INFOAGRO (España)
Por su parte, afirma que en los cultivos de tomate con cobertura, el aporte de agua y gran parte de los nutrientes se realiza de forma generalizada mediante riego por goteo y va a ser función del estado fenológico de la planta así como del ambiente en que esta se desarrolla (tipo de suelo, condiciones climáticas, calidad del agua de riego, etc.)

El establecimiento del momento y volumen de riego vendrá dado básicamente por los siguientes parámetros:

- Tensión del agua en el suelo (tensión métrica), que se determinará mediante un manejo adecuado de tensiómetros, siendo conveniente regar antes de alcanzar los 20 – 30 centibares.
- Tipo de suelo (capacidad de campo, porcentaje de saturación)
- Evapotranspiración del cultivo.
- Eficacia de riego (uniformidad de caudal de los goteros)
- Calidad del agua de riego (a peor calidad, mayores son los volúmenes de agua, ya que es necesario desplazar el frente de sales del bulbo de humedad)

En cuanto a la nutrición del cultivo, es importante considerar la relación N/K a lo largo de todo el ciclo de cultivo, que suele ser de 1/1 desde el trasplante hasta la floración, cambiando hasta ½ e incluso 1/3 durante el periodo de recolección. El calcio es otro macroelemento fundamental en la nutrición del tomate para evitar la necrosis apical o blossom-end rot. Entre los microelementos de mayor importancia en la nutrición del tomate se encuentran el hierro, que juega un papel primordial en la coloración de los frutos, y en menor medida en cuanto a su empleo, se sitúan manganeso, zinc, boro y molibdeno. Al momento de fertilizar, existe un margen muy amplio de abonado en el que no se aprecian diferencias sustanciales en el cultivo, pudiendo encontrar “recetas” muy variadas y contradictorias dentro de una misma zona, con el mismo tipo de suelo y la misma variedad. No obstante, se recomienda no sobrepasar la dosis de fertilizante total superior a 2g/l, siendo común aportar 1g/l para aguas de conductividad próxima a 1mS/cm.

Actualmente se emplean básicamente dos métodos para establecer las necesidades de fertilización: en función de las extracciones del cultivo, sobre las que existe una amplia y variada bibliografía, y en base a una solución nutritiva “ideal” a la que se ajustarán los aportes previo análisis de agua. Los fertilizantes de uso más extendido son los simples en forma de sólidos solubles (nitrato cálcico, nitrato potásico, nitrato amónico, fosfato mono potásico, fosfato moni amónico, sulfato potásico, sulfato magnésico) y en forma líquida (acido fosfórico, acido nítrico), debido a su bajo costo ya que permiten un fácil ajuste de la solución nutritiva, aunque existen en el mercado fertilizantes complejos sólidos cristalinos y líquidos que se ajustan adecuadamente, solos o en combinación con los abonos simples, a los equilibrios requeridos en las distintas fases de desarrollo del cultivo. El aporte de microelementos, resulta vital para una nutrición adecuada, pudiendo encontrar en el mercado una amplia gama de sólidos y líquidos en forma mineral y en forma de quelatos, cuando es necesario favorecer su estabilidad en el medio de cultivo y absorción por la planta. También se dispone de numerosos correctores de carencias tanto de macro como micronutrientes que pueden aplicarse vía foliar o por goteo, aminoácidos de uso preventivo y curativo, que ayudan a la planta en momentos críticos de su desarrollo o bajo condiciones ambientales desfavorables, así como otros productos (ácidos húmicos y fúlvicos, correctores salinos, etc.) que mejoran las condiciones del medio y facilitan la asimilación de nutrientes por la planta.

EN EL SALVADOR
Si la fertilización se realiza de la forma convencional, es necesario resaltar que la fertilización del cultivo debe hacerse sobre la base de los resultados del análisis del suelo; y en términos generales los requerimientos nutricionales del cultivo de tomate en kilogramos/ha son:

Nitrógeno: 170 kg/ha
Fosforo: 25 kg/ha
Potasio: 275 kg/ha
Calcio: 150 kg/ha
Magnesio: 25 kg/ha
Azufre: 22 kg/ha

La siguiente tabla presenta la dosis, época y método de aplicación de los fertilizantes:

Elemento / época Nitrógeno Fosforo Potasio Calcio Magnesio
Trasplante/ Siembra 33% 100% 25% 100% 100%
Inicio Floración 33% -- 50% -- --
Frutos Verde 33% -- 50% -- --
Método de Fertilización Bandas Bandas Bandas Incorporado Incorporado
Fuente: www.agronegocios.gob.sv

Labores culturales durante el crecimiento del cultivo
Estacado y tutoreado
Consiste en poner un sostén a la planta, a fin de mantenerla erguida y evitar que las hojas, y en especial los frutos toquen el suelo. Esto mejora la aireación general de la planta, favorece el aprovechamiento de la luminosidad, y facilita el manejo del cultivo en las labores restantes. Lo anterior permitirá obtener frutos de mejor calidad, y un mayor control de enfermedades.

Para esta práctica se pueden emplear estacas de madera (provenientes de la región, y debidamente desinfectadas), de aproximadamente 5 cm de diámetro y 2 m de largo. Cada estaca se coloca en la cama, en la mitad entre cada planta, o también cada 3m clavándolas a una profundidad de 40 0 50 cm. Esta práctica debe hacerse 2 o 3 semanas después del trasplante.

La sujeción de las plantas suele realizarse con hilo de polipropileno (pita de rafia) sujeto de un extremo a la zona basal de la planta (liado, anudado o sujeto mediante anillas) y de otro a un alambre situado a determinada altura por encima de la planta (1.8 – 2.4 m sobre el suelo). Conforme la planta va creciendo se va liando o sujetando al hilo tutor mediante anillas, hasta que la planta alcance el alambre. A partir de este momento existen tres opciones:

1. Bajar la planta descolgando el hilo, lo cual conlleva un costo adicional en mano de obra. Este sistema está empezando a introducirse con la utilización de un mecanismo de sujeción denominado “holandés” o “de perchas”, que consiste en colocar las perchas con hilo enrollado alrededor de ellas para ir dejándolo caer conforme la planta va creciendo, sujetándola al hilo mediante clips.

De esta forma la planta siempre se desarrolla hacia arriba, recibiendo el máximo de luminosidad, por lo que incide en una mejora de la calidad del fruto y un incremento de la producción.

2. Dejar que la planta crezca cayendo por propia gravedad.

3. Dejar que la planta vaya creciendo horizontalmente sobre los alambres del tutoreado.

Poda de Formación
Es una labor cultural muy importante ya que permite lograr un equilibrio entre follaje formado y el cuaje y desarrollo de los frutos. Es una práctica imprescindible para las variedades de crecimiento indeterminado. Se realiza a los 15- 20 días del trasplante con la aparición de los primeros tallos laterales, que serán eliminados, al igual que las hojas más viejas, mejorando así la aireación del cuello y facilitando la realización del aporcado. Así mismo, se determinara el número de tallos a dejar por planta. Son frecuentes las podas a 1 0 2 tallos, aunque en tomates de tipo Cherry suelen dejarse 3 y hasta 4 tallos.

Aporcado y Rehundido
Se realiza entre la primera y segunda semana posterior al trasplante (tras la poda de formación), recomendándose que los dos primeros aporques sean ligeros, y los siguientes más profundos; procurando que el cierre del cultivo se haga antes de que las raíces estén más desarrolladas.

Esta práctica favorece la formación de un mayor número de raíces, y consiste en cubrir la parte inferior de la planta con tierra. El rehundido es una variante del aporcado que se lleva a cabo doblando la planta, tras haber sido ligeramente rascada, hasta que entre en contacto con la tierra, cubriéndola ligeramente con arena, dejando fuera la yema terminal y un par de hojas.

Eliminación de los brotes axilares y deshojados
Consiste en la eliminación de brotes axilares para mejorar el desarrollo del tallo principal. Debe realizarse con la mayor frecuencia posible (semanalmente en épocas de temperatura cálida y cada 10 – 15 días en época fría) para evitar la pérdida de biomasa fotosintéticamente activa y la realización de heridas.

Los cortes deben de ser limpios para evitar la posible entrada de enfermedades. En épocas de riesgo es aconsejable realizar un tratamiento fitosanitario con algún fungicida – bactericida cicatrizante, como pueden ser los derivados del cobre.

Además, es recomendable eliminar tanto las hojas más viejas, con objeto de facilitar la aireación y mejorar el color de los frutos, como las hojas enfermas, que deben sacarse inmediatamente del cultivo, eliminando así la fuente de inoculo.

Despunte de inflorescencias y aclareos de frutos
Se realiza con el fin de homogenizar y aumentar el tamaño de los frutos restantes, así como su calidad.

Manejo del Cuajado
Se puede practicar de dos maneras:

a. Primera modalidad. Aplicación de fitohormonas de tipo auxinico, induciendo el desarrollo partenocarpico del fruto. Se aplican mojando con 1 o 2 pasadas los ramilletes de inflorescencias.
b. Segunda modalidad. Moviendo las inflorescencias, para conseguir el mayor desprendimiento posible de polen.

Protección de Heladas
En la actualidad, el método más efectivo para la protección contra heladas es la irrigación superficial durante el periodo frio. Se requiere de una cobertura completa y oportuna. Los aspersores deben colocarse de tal forma que se asegure el 50% de cobertura efectiva.

Los aspersores deben encenderse cuando la temperatura caiga de los “0o C”, medida a la altura de la planta en la parte más baja del campo. Los aspersores deben girar a una velocidad de 1rpm, con la cantidad de agua que dependerá de la temperatura y de las condiciones del viento. Deben permanecer encendidos hasta que la temperatura se eleve.

También se puede emplear coberturas como laminas no tejidas de polipropileno.
Agrosiembra te dice Como Sembrar
Has una siembra de calidad con nuestro instructor Online y obtén una mejor cosecha y mayores beneficios de tu siembra.
Que quieres sembrar?
Ají  -  (Capsicum annuum, C. chínense, C. Frutascens, C baccaturm y C pubescens.)
Ajo  -  (Allium sativum)
Apio  -  (Apium graveolens var. rapaceum)
Arroz  -  (Oryza sativa)
Brócoli  -  (Brassica oleracea var. italica)
Cebolla  -  (Allium Cepa)
Chile  -  (Capsicum annuum)
Coliflor  -  (Brassica oleracea L var. botrytis)
Fresa  -  (Fragaria vesca)
Fresa en Invernadero  -  (Fragaria vesca)
Guineo, Banano  -  (Musa AAA, Simmonds)
KIWI  -  (Actinida chinesis)
Lechuga  -  (Lactuca sativa)
Melón  -  (Cucumis Melo L.)
Papa  -  (Solanum tuberosum)
Piña  -  (Anana s Comosus)
Plátano  -  (Musa Grupo ABB)
Remolacha  -  (Beta vulgaris var. conditiva)
Repollo  -  (Brassica oleracea var. Viridis)
Sandía  -  (Citrullus lanatus (Thunb.) Matsum. & Nakai var. lanatus)
Tomate  -  (Lycopersicum esculentum)
Zanahoria  -  (Daucus carota)
icon_list/informate_icon.gif
img_noticias/thumbnail_ajo.png
EL CULTIVO DE AJO Y EL CAMBIO CLIMATICO ...
La producción agrícola está &...
Leer más
img_noticias/thumbnail_Ajo.jpg
A DONDE SE HA IDO LA RENTABILIDAD DE LOS...
La Economía de Constanza depende en un 72% ...
Leer más
Como Sembrar? Foro Agrícola Clasificados
Siguenos en: Facebook Twitter