www.agrosiembra.com
icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif
icon_list/biblioteca.jpg icon_list/sembrar.jpg icon_list/foro.jpg icon_list/clasificados.gif icon_list/noticias.gif icon_list/videos.gif
icon_list/novedades.gif
Especificaciones del Cultivo:
Melón
GENERALIDAD BOTÁNICA
El melón es una hortaliza originaria de Asia que pertenece a la familia de las cucurbitáceas. Es un cultivo anual que posee un sistema radicular abundante y muy ramificado de rápido desarrollo. Sus raíces pueden alcanzar los 2 m de profundidad, sin embargo, parte de su sistema radicular se encuentra en los primeros 60 cm. Es una planta trepadora o rastrera que posee tallos herbáceos que pueden alcanzar entre 1.5 a 3.5 m de largo. Los tallos pueden ser vellosos y presentan zarcillos. Es una planta monoica ya que presenta flores masculinas y hermafroditas o portadoras de órganos masculinos o femeninos separadas y en el mismo tallo. Las flores masculinas aparecen primero que las femeninas agrupadas en inflorescencias mientras que las flores hermafroditas o femeninas aparecen después en solitario y los extremos de pedúnculos cortos donde se forma el fruto. Estas flores, como en otras cucurbitáceas, se abren en el día y cierran durante la tarde y noche. Dependiendo del tipo de melón, las hojas pueden ser dentadas y vellosas en el envés o redondeadas y ásperas; el fruto es una baya típica, generalmente redondo u ovalado; su cáscara lisa o reticulada de color verde, naranja y salmón, puede alcanzar su madurez a los 45 días y llegar a pesar entre 2 a 6 libras, todo esto dependerá de la variedad sembrada. La polinización es efectuada por los insectos, principalmente por las abejas, por lo que es recomendable evitar las aspersiones que tengan un efecto tóxico en las mismas.

TAXONOMÍA
Origen: Asia
Nombre científico: Cucumis meló L.
Familia: Cucurbitaceae
Variedad: De acuerdo a los frutos se pueden citar los siguientes tipos: Cantaloupe, Honey Dew, Piel de Sapo, Tendral o Melón de Invierno, Galia, Charentais o Melón de Cavaillon:

AGROECOLOGIA DEL CULTIVO
REQUERIMIENTOS CLIMÁTICOS
Temperatura: Para un óptimo desarrollo del melón es necesario un clima cálido, aunque existen ciertos híbridos adaptados a climas templados. La temperatura ideal de germinación, crecimiento, desarrollo y floración oscila entre 28 °C a 32 °C Para producir frutos con solidez y buen sabor, se requiere de temperaturas entre los 18 °C y 25 ° Antes de la maduración de los frutos es necesario que durante la noche la temperatura sea de 15°C, con baja humedad y sin lluvias. La temperatura de germinación mínima es de 14 ºC a 16 °C y la máxima de 20 °C a 30 °C. Las temperaturas bajas y la falta de luz en la plantación, endurecen las plantas. Es un cultivo susceptible al daño del frío, que se muestra como cavidades y pudrición superficial, pero cuya temperatura de aparición depende del tipo de melón. En la etapa de llenado y maduración de los frutos las temperaturas del suelo deben oscilar entre los 12 a 17º C ya que a mayor temperatura en el suelo mayor es la absorción de agua por parte de la planta, el exceso de humedad en el suelo produce ahogamientos y podredumbres en los frutos. Se sugiere evitarle la temperatura baje de 10 °C, porque los melones son frutas climatéricas (como la banana) en las que el contenido de etileno sube cuando comienzan a madurar.

Humedad: De manera general el melón es un cultivo que requiere poca humedad. Al inicio del desarrollo de la planta la humedad relativa debe ser del 65-75%, en floración del 60-70% y en fructificación del 5-65%. La planta de melón necesita bastante agua en el período de crecimiento y durante la maduración de los frutos para obtener buenos rendimientos y calidad. El exceso de agua es también perjudicial para este cultivo.

Luminosidad: La luminosidad influye de manera significativa en la formación de las flores y en el crecimiento de la planta. Los días largos y las temperaturas altas favorecen la formación de flores masculinas; por el contrario, los días con temperaturas bajas ayudan a la formación de flores con ovarios. Adicionalmente influye en la absorción de elementos nutritivos a la planta y la fecundación de flores.

Altitud: El melón se produce entre 0 y 1.000 msnm (metros sobre el nivel del mar).

REQUERIMIENTOS EDÁFICOS
Para una buena producción de melón es necesario contar con suelos bien dotados de materia orgánica. Además es importante que los suelos sean profundos, aproximadamente con 60 cm de profundidad y con un pH entre 6 y 7. Finalmente deben ser suficientemente drenados ya que de lo contrario se crea asfixia radicular y podredumbre.

ELECCIÓN DEL MATERIAL VEGETAL
El melón se multiplica mediante semillas. En general, las características esenciales para la selección de un buen material de siembra son: elegir plantas vigorosas, sanas y productoras. Los frutos deben ser firmes, con colores brillantes y de tamaño y peso medio. Sin embargo, estas características físicas dependerán de los criterios comerciales a los que queremos llegar, para lo cual se deberá escoger dentro de las siguientes variedades:

- Cantaloupe: (También conocidos como melones chinos) Son redondos, de cáscara áspera y con una red muy desarrollada, su pulpa es de color naranja muy aromática y dulce en su punto de madurez. Ésta es quizás la variedad de melón más conocida y sembrada.
- Honey Dew: Pueden ser redondos u ovalados, con cáscara lisa blanca o crema. La pulpa puede ser de color blanco, verde pálido y naranja. Se cosecha cuando el fruto aún no madura en su totalidad.
- Piel de Sapo: Su cáscara es verde con manchas más oscuras y algunas veces reticuladas aunque cuando maduran en tonos dorados o amarillentos, su piel es de color blanco amarillenta, compacta, poco olorosa, dulce y agradable al paladar. Tiene forma ovalada alargada.
- Tendral o Melón de Invierno: Es de forma redonda o ligeramente alargada, su cáscara es gruesa y asurcada longitudinalmente hacia los extremos. La pulpa es insípida. Se destaca por su durabilidad.
- Galia: Esta variedad fue creada en Israel, su forma es redonda, el color de la cáscara es amarillenta con estrías de color terroso, muy aromático. Su textura es blanda y acuosa, la pulpa es de color verdoso en la parte más cercana a la cáscara y blanca hacía adentro.
- Charentais o Melón de Cavaillon: La forma de este melón es globosa, redonda y achatada; pesa entre 800 y 1500 g; su cáscara es cerosa y lisa de color verde-gris y amarillenta en la madurez, con rayas longitudinales.

TÉCNICAS DEL CULTIVO
PREPARACIÓN DEL SUELO
La preparación de la cama de siembra varía según la región, el suelo, la variedad a sembrar y la rotación de los cultivos que en muchos casos se hace. Sin embargo, los pases de arado; de gradas de discos, ya sean sencillos o cruzados; de alisado o de nivelación son necesarios para conservar el declive correcto para el riego y el drenaje. Cuando hay pisos de arado o capas impermeables duras, se necesita la aradura profunda o el subsolado hasta 0.5-1 metro de profundidad que permita romper esa capa logrando que el agua y las raíces penetren, incrementándose así el desarrollo y el rendimiento del cultivo. En la mayoría de las áreas de producción las siembras se realizan en camellones de 15-20 cm de altura, la separación entre los camellones o un metro ochenta. En algunas áreas las camas se conforman con su cobertura plástica meses antes de sembrar o trasplantar en esa conformación de la cama se realiza una aplicación de fertilizante de fondo o base de una fórmula completa. El campo puede recibir un riego preliminar para lavar las sales y mojar adecuadamente la zona radicular. Esto se hace antes o después de formar los camellones. En ciertos casos especiales, como en Guatemala, el riego preliminar de humedad al momento de la siembra es suficiente para producir la cosecha.

USO DEL PLÁSTICO
Las cubiertas de plástico para la superficie y sobre las plantas se utilizan frecuentemente. Se coloca con un equipo especial acoplado al tractor en la cual la película de plástico se extiende sobre la superficie de una cama de un metro aproximadamente y su jeta apilando tierra sobre sus bordes. La siembra se hace directamente o por trasplante a través de agujeros que son perforados uno o dos días antes de sembrar. El plástico que se utiliza mayormente en los sistema de producción es de color plata en su cara externa y negro en su cara interna de 1.5 milésimas de pulgada de espesor lo que favorece en el control de las malezas. El plástico favorece el uso del riego por goteo porque permite poder suministrar suficiente agua a las plántulas y conserva la humedad por mayor tiempo debido a la protección física contra la evaporación causada por el sol. Por lo general, con el uso del plástico se favorece las labores de fumigación del suelo ya que permite a aquellos que gasifican en el suelo estar mayor tiempo en contacto con los microorganismos que son patógenos para el cultivo. Se necesitan cerca de 17.2 TM de plástico y 393 km de manguera por cada 100 hectáreas de plantación. Luego del trasplante se pueden emplear coberturas de polipropileno no tejido (en el mercado existen varios como Agryl o el Agribon) hasta los 21 di de desarrollo del cultivo, esto protege a las plantas del ataque de vectores de virus, como la mosca blanca.

FUMIGACIÓN DE SUELOS
Cuando la producción de melón se ha venido realizando en el mismo terreno durante varios años, es difícil evitar que las infestaciones de plagas y enfermedades del suelo amenacen a este cultivo. Ante esta problemática y por el alto valor comercial del cultivo, la opción más viable a tomar por el agricultor es realizar la fumigación del suelo. En teoría, la fumigación hace que el suelo quede libre de todas las plagas, patógenos y malezas que estén presentes en el área tratada, pero en la práctica este resultado no es 100% cierto, aun ni siquiera con el uso de bromuro de metilo. Sin embargo, las regulaciones del protocolo de Montreal establecen que la utilización del bromuro de metilo será permitida hasta el año 2015 en los países en desarrollo y hasta el 2005 en los países desarrollados por los daños que causa sobre la capa de ozono. Ante esta situación existen alternativas como: el metam sodio, la cloropicrina, 1,3 dicloropropeno y el metil-isotocianato dentro de las alternativas químicas. La solarización, incorporación de enmiendas orgánicas y uso de organismos benéficos se encuentran dentro del grupo de las alternativas no químicas con muy buenos resultados. Todos estos productos deben ser aplicados con las medidas de seguridad que dicen sus fabricantes y muchos de ellos requieren de cierto tiempo de espera antes de realizar la siembra.

RECOMENDACIONES PARA LA DESINFECCIÓN DEL SUELOS
- La humedad y la preparación del suelo tiene que ser la óptima al momento de la aplicación, no muy seco, no muy húmedo, sin terrones y sin rastrojos (su presencia afecta la distribución del gas).
- La penetración del bromuro en el suelo es el resultado de sus propiedades físico - químicas; por ejemplo, se sabe que el bromuro en condiciones de aplicación óptimas penetra y esteriliza a un metro de profundidad en suelos ligeros, entre más pesado sea el suelo, menor es su penetración.
- El gas del bromuro es 3.3 veces más pesado que el aire, esto hace que el producto aplicado a temperaturas del suelo mayores de 8 °C (la ideal es 25 °C) penetre de inmediato a través del suelo.
- Las dosis recomendadas por los fabricantes hablan de 350, 500 y 1000 kilos por hectárea. En Europa las aplicaciones se hacen en área total, por lo que recomiendan que se usen de 40 a 60 gramos de bromuro por metro cuadrado bajo el mismo esquema.
- Las dosis anteriores adaptadas a nuestro medio podrían ser que 40 gramos son 150 kilos por manzana, 5o gramos son 200 y 60 gramos son 240 por manzana. Partiendo que al ancho de la cama sea un metro y el largo de 3888 metros.
- Actualmente hay en el mercado dos formulaciones de bromuro, ambas son buenas según sea el problema de la finca: si son hongos las 67% actúa mejor, pero el tiempo de la penetración es más lenta y por lo mismo la fecha de siembra después de aplicado es mayor, tomar en cuenta que el movimiento de la cloropicrina en el suelo es más lento.

LABORES CULTURALES DURANTE EL CRECIMIENTO DEL CULTIVO
Para lograr un buen cultivo es necesario realizar una serie de actividades, entre las que se pueden mencionar las siguientes:
Limpieza: Alrededor y en el interior de los invernaderos.
Ventilación: Se debe regular la ventilación para evitar el exceso de humedad al interior del invernadero.
Despunte: Se realiza cuando la planta tiene de 4 a 5 hojas desarrolladas.
Acolchado: Consiste en cubrir el suelo con una capa de polietileno negro de aproximadamente 200 galgas, para aumentar la temperatura del suelo, evitar la aparición de malas hierbas, etc.
Polinización: Se recomienda ubicar 5 colmenas por manzana (0.7 ha.), cuando empiezan a aparecer las flores masculinas.
Poda de formación: Existen dos clases de poda, dependiendo del tipo de cultivo: con tutor o rastrero. Se deberá tomar en cuenta que los tallos de tercer y cuarto orden son los que producen más flores femeninas y que el tallo principal produce únicamente flores masculinas
Protección de heladas: Debido a que es un cultivo que necesita temperaturas cálidas para su desarrollo, la presencia de heladas es un factor perjudicial para el melón, ya que provoca alteraciones en la maduración y en la calidad de los frutos.

FLORACIÓN Y FORMACIÓN DEL FRUTO
FLORACIÓN Y FECUNDACIÓN
Las flores polinizadoras, que solamente tienen estambres, aparecen cuando las primeras guías tienen de 2 a 4 hojas, aproximadamente a los 15 días después de siembra. Las flores fructificantes aparecen cuando las guías comienzan a alargarse activamente. En el cantoloupe, las flores fructificadoras son usualmente completas, tienen tanto estambre (órganos masculinos) como pistilos femeninos o fructificantes). Se producen unas 10 flores estaminadas por cató flor pistilada, de manera que haya siempre una amplia cantidad de polen para la fecundación. Los dos tipos de flores se abren durante un día solamente. Las flores productoras de polen se caen de la planta el día después de cerrarse, pero las pistiladas permanecen adheridas por varios días. Al comienzo, la planta produce una nueva flor fructificadora con intervalos de 1 a 3 días pero este número crece rápidamente a 1 hasta 3 flores diarias a medida que aumenta el tamaño de la planta y el número de sus vástagos. Cuando se ha logrado la polinización, las flores pistiladas comienzan a crecer. Las flores mejor polinizadas se desarrollan más rápido y se vuelven dominantes; las otras se marchitan y se caen. Un proceso fisiológico de la planta causa que esas flores fértiles prendan fruto cada cierto número de días. La cantidad de fruta que una planta lleva a la madurez varía entre una y cuatro; des o tres es lo corriente en los híbridos. El polen de melón es pesado y pegajoso, y debe ser transportado de una a otra flor por los insectos. Los únicos insectos polinizadores “eficaces” son las abejas y generalmente se colocan las colonias de abejas en la periferia de los campos, la población justa de abejas durante este período asegurará que todas las flores que vayan abriéndose serán visitadas, y que el número de estas visitas será suficiente para dar la polinización óptima, y frutos del tamaño máximo, se acostumbra colocar entre 5-10 colmenas por hectáreas dependiendo de la población en cada colmena. La lluvia, los vientos fuertes y los extremos de temperatura reducen la actividad de las abejas y, por lo tanto, los rendimientos.

CALIDAD DEL FRUTO
Las características que se consideran determinantes en la calidad de los frutos son la red (en el caso de cantaloupe), la consistencia dura de los mismos, los sólidos solubles (azúcar), el grosor y el color de la carne, y las dimensiones de la cavidad que contiene las semillas. La forma en que se heredan las características internas de la fruta es cuantitativa y las cualidades determinadas cuantitativamente se ven afectadas profundamente por las condiciones ambientales, y las desviaciones del ambiente de su condición óptima evitan que el fruto alcance todo su potencial de calidad. El "ambiente" incluye todos los factores que afectan el crecimiento de la guía y desarrollo de los frutos, el suelo, las condiciones del tiempo, organismos patógenos, plagas y prácticas culturales y de manejo.

LA RED EN LOS CANTALOUPES
El característico retículo suberoso que cubre la superficie de los frutos de melón cantaloupe es una característica heredada cuantitativamente. Hay dos tipos básicos de redes en los melones cantaloupe que no poseen suturas. Uno es el tipo cordel o pronunciado y el otro es la red fina y aplanada. El fruto comienza su desarrollo como un óvulo fecundado, que ha resultado de la polinización por las abejas. La fecundación Inicia un periodo de intenso desarrollo y una alta demanda de nutrimentos por parte de la planta especialmente fósforo y potasio. Unas dos semanas después de la polinización, la superficie del ovario en crecimiento se comienza a agrietar alrededor del extremo apical. Estas cuarteaduras se vuelven más extensas durante los 7 a 10 días siguientes, y a los 21 días de la fecundación toda la superficie del fruto está ya cubierta con una malla de fisuras. Al crecer la fruta, ciertas células se dividen para formar una capa de tejido suberoso debajo de las fisuras superficiales. Este tejido llega a aflorar a través de las fisuras por sobre la superficie de la cáscara y forma la red del cantaloupe. El desarrollo de la red continúa con el desarrollo del fruto hasta el momento en que se arranca de la guía. Es importante tener frutas con redes atractivas y por lo general se debe ir dando vuelta a la fruta para que ésta se forme uniformemente en el campo. Por el contrario, las condiciones opuestas (como es una nutrición, humedad o temperaturas deficientes o excesivas, restricción del sistema radicular, compactación, salinidad o falta de aireación del suelo, o presencia de nematodos, insectos o daños causados por las pasadas de cultivadora, reducción de la capacidad fotosintética debido a la poca área foliar por crecimiento deficiente, infección por virus o enfermedades foliares, daño de insectos o de prácticas culturales, toxicidad de productos químicos plaguicidas o competencia de malezas como el Cyperus rotundus.) disminuyen la formación del material suberoso, y la malla será menos deseable y atractiva para el consumidor.

SÓLIDOS SOLUBLES
El nivel de los sólidos solubles (azúcares) en el fruto depende de la capacidad de la planta para producir suficientes compuestos por medio de la fotosíntesis para satisfacer sus propias necesidades y producir exceso que se almacene en el fruto, por eso es importante que durante el llenado del fruto la planta tenga suficiente follaje que le permita tener una máxima actividad fotosintética, y es necesario que durante el llenado del fruto se reduzca la fertilización nitrogenada que estimularía el crecimiento de las guías y por ende se minimice el llenado del fruto. Dentro de los factores que pueden limitar la producción y el traslado de azúcares o foto asimilados hacia la fruta así como en el color de la fruta podemos citar: reducción del área foliar por causa de hojas pequeñas, ataque de insecto, incidencia de enfermedades del follaje, daño mecánico, sombreado de plantas, exceso de frío, polvo, suelo seco, enfermedades del suelo que afectan directamente a la raíz, daños físicos en los tejidos conductores. También el contenido de azúcar baja cuando se realizan riegos largos e intensos mientras se llena el mismo, por lo que se recomienda bajar la frecuencia de riego por lo menos una semana antes de comenzar la cosecha, sobre todo en los cantaloupes.

TAMAÑO DE LA CAVIDAD Y GROSOR DE LA PULPA
La pulpa gruesa requiere de un crecimiento constante durante el llenado del fruto, una pulpa bien desarrollada depende de una planta libre de problemas, bien nutrida y de un microclima óptimo.

En cuanto al tamaño de la cavidad podemos destacar que ésta depende directamente del grosor de la pulpa, obviamente a diferentes grosores de la pulpa obtendremos diferentes tamaños de la cavidad, aquellas que no presenten cavidades sólidas son más propensas a ser dañadas durante el manejo de la cosecha y en la pos-cosecha, una adecuada fertilización con Calcio hace que las paredes celulares sean más fuertes por lo que se obtienen cavidades más sólidas en las frutas.

COSECHA
Se realiza entre los 90 y 110 días después de la siembra (en Honduras entre 60 a 70 dds), dependiendo del tipo de melón. Se selecciona según la madurez, tamaño y presentación. La cosecha se debe realizar de forma manual, utilizando tijeras filas, aunque muchos casos no son necesarios por la facilidad de desprendimiento del melón en estado adecuado de madurez. Se recomienda no dejar un pedúnculo largo con el fin de evitar lastimar a otros frutos dentro de la caja de exportación. La cosecha se debe realizar en los horarios de menor temperatura ambiental (por la mañana o atardecer), para evitar que los frutos tengan una temperatura muy alta. Además, es importante que los frutos, una vez cosechados, no se expongan al sol hasta que sean llevados al lugar de empaque.

La mejor forma de evitar que el melón sufra quemaduras por sol es que se cubra con su propia hoja. También se puede emplear cal con engrudo para proteger al fruto.

ÍNDICE DE MADUREZ
El índice de madurez de un producto se determina generalmente por las características físicas del fruto, dependiendo de In vi dad, a recolectar. Por ejemplo, el tamaño, el color, la serosidad de la cáscara, el aroma entre otros. En el caso del melón, es un importante tener en cuenta que los frutos no incrementan su contenido de azúcar una vez cosechados, como sucede con otras especies, por ejemplo pera o banana; por esto es muy importante cosecharlos en el momento justo, para evitar perder el valor del producto. La mejor manera de determinar la madurez en los melones es la prueba química, que puede realizarse utilizando un refractómetro o un hidrómetro para probar el contenido de sólidos en solución (azúcares) del jugo.

ÍNDICE DE CALIDAD
Para determinar la calidad de un melón es necesario basarse en algunos parámetros físicos, dependiendo de la variedad. Entre otros, se puede mencionar los siguientes: que los melones se encuentren formados, casi esféricos y de apariencia uniforme. La cicatriz del pedúnculo debe estar lisa, sin adherencias de tallo (tallo-unido) que sugiera cosecha prematura, ausencia de cicatrices quemaduras de sol o defectos de superficie. Deben estar firmes, sin evidencias de magulladuras o deterioro excesivo. Debe tener el peso adecuado para su tamaño y la cavidad interna firme, sin semillas sueltas o acumulación de líquido.

MANEJO POSTCOSECHA
Es muy importante tener cuidado durante la manipulación del fruto durante la cosecha y la postcosecha del melón, debido a que hasta pequeños golpes pueden permitir el ingreso de patógenos al fruto que generan podredumbre, al igual que magulladuras y lesiones indeseadas. El transporte de los frutos debe realizarse de manera inmediata después de la cosecha para evitar que el producto se exponga al sol y se deshidrate. Las tareas posteriores implican una selección por calidad y tamaño de frutos, teniendo en cuenta los requerimientos del mercado. Un empaque adecuado es muy importante para evitar el deterioro durante el manipuleo y transporte. Para el embalaje se pueden usar desde bolsas de polietileno hasta cajas de cartón creadas específicamente para el transporte de melón. La alta temperatura de los frutos luego de su cosecha (temperatura de campo) es un factor importante a tener en cuenta, dada su incidencia negativa para la conservación posterior, por lo tanto es necesario bajarla lo más rápidamente posible luego de efectuada la recolección. Entonces, previamente a su manipulación y acondicionamiento, es conveniente efectuar un preenfriado de los frutos. Si bien esta práctica es poco utilizada para melón, si está difundida en otras frutas. Se pueden emplear los métodos de hidroenfriado o hidrocooling y el de aire forzado especialmente para melones.

TEMPERATURA ÓPTIMA DE ALMACENAMIENTO
Para lograr una vida de almacenamiento hasta de 21 días es necesario mantenerlo a una temperatura de 2.2 °C (36 °F). Las temperaturas menores a la Indicada, aplicada en cortos plazos en el transporte o almacenamiento, puede provocar daño por frío en los frutos.

DAÑO POR FRÍO
Generalmente el daño por frío ocurre después del almacenamiento de la fruta a temperaturas menores a los 2 °C durante algunos días. Los síntomas de daño por frío se caracterizan por presentar picados o depresiones superficiales, incapacidad para madurar normalmente, sabores desagradables y mayor incidencia de pudriciones en la superficie.

HUMEDAD RELATIVA ÓPTIMA
La humedad relativa alta (90 y 95%) es muy importante para maximizar la calidad postcosecha y prevenir la desecación durante el almacenamiento debido a que el melón puede perder fácilmente agua a través de pequeñas áreas dañadas o maltratadas por el empaque. Pero la humedad superior a la óptima, podría facilitar la proliferación de moho en la superficie o en la cicatriz del pedúnculo.
Seleccione otro Cultivo
Agrosiembra te da la oportundiad de conocer la especificación de los cultivos, con el fin de darte una mejor orientación al momento de
Ají  -  (Capsicum annuum, C. chínense, C. Frutascens, C baccaturm y C pubescens.)
Ajo  -  (Allium sativum)
Apio  -  (Apium graveolens var. rapaceum)
Arroz  -  (Oryza sativa)
Brócoli  -  (Brassica oleracea var. italica)
Cebolla  -  (Allium Cepa)
Chile  -  (Capsicum annuum)
Coliflor  -  (Brassica oleracea L var. botrytis)
Fresa  -  (Fragaria vesca)
Fresa en Invernadero  -  (Fragaria vesca)
Guineo, Banano  -  (Musa AAA, Simmonds)
KIWI  -  (Actinida chinesis)
Lechuga  -  (Lactuca sativa)
Melón  -  (Cucumis Melo L.)
Papa  -  (Solanum tuberosum)
Piña  -  (Anana s Comosus)
Plátano  -  (Musa Grupo ABB)
Remolacha  -  (Beta vulgaris var. conditiva)
Repollo  -  (Brassica oleracea var. Viridis)
Sandía  -  (Citrullus lanatus (Thunb.) Matsum. & Nakai var. lanatus)
Tomate  -  (Lycopersicum esculentum)
Zanahoria  -  (Daucus carota)
Como Sembrar? Foro Agrícola Clasificados
Siguenos en: Facebook Twitter