www.agrosiembra.com
icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif
icon_list/biblioteca.jpg icon_list/sembrar.jpg icon_list/foro.jpg icon_list/clasificados.gif icon_list/noticias.gif icon_list/videos.gif
icon_list/novedades.gif
Especificaciones del Cultivo:
Chile
El chile o pimiento pertenece a la familia de las solanáceas (Solanacea) y es principal variedad cultivada del genero Capsicum. Este género tuvo su origen en el continente americano, probablemente en lo que hoy comprende la parte sur de Brasil, pero no es probable que la especie C. annuum haya sido domesticada en México. En la región centroamericana existe una gran diversidad de chiles que varian entre dulces y muy picantes, de tamaños variables y de colores donde predominan los verdes, rojos y recientemente el incremento y consumo de chiles de color amarillo.

El chile se caracteriza por tener un fruto en forma de baya o capsula, dividida en dos o más secciones internas llamadas lóbulos o celdas, que contiene la semilla.

La planta es un semiarbusto perenne de forma variable y mide aproximadamente 0.30 a 1.50 m de altura, dependiendo principalmente de la variedad y de las condiciones climáticas. La planta consta con varias ramificaciones y al madurar el tronco principal puede ser semileñoso. Las hojas son de color verde oscuro, ovado, puntiagudo con base asimétrica; el limbo mide entre 6 y 12 cm de longitud, aunque existe una amplia variación entre variedades. Las flores son de color blanco verdoso; aunque existen algunas especies con flores moradas o lila (especialmente algunas muy pungentes). Las flores cuentan con cinco pétalos unidos en la base. Por sus características florales en la mayoría de los casos se produce autopolinización, aunque se menciona como factible un 15% de polinización cruzada.

Al igual que otros miembros del genero Capsicum, el chile contiene alcaloides que funcionan como defensa contra muchas plagas; en el caso de la capsicina en el chile, el alcaloide es responsable del sabor más o menos picante de las distintas variedades.

TAXONOMÍA
Origen: América Meridional
Género: Capsicum
Familia: Solanáceas

Especies: Son cinco las especies cultivadas: Capsicum baccatum, C. chinense, C. pubescens, C. frutescens y C. annuum, de las cuales está última es la más importante, por cuanto agrupa la mayor diversidad de chiles, ya sean cultivados o silvestres.

AGROECOLOGÍA DEL CULTIVO
Requerimientos climáticos
Temperatura: El chile se puede cultivar en zonas donde la temperatura media anual está en el rango de 13 a 24º C. Dentro de este ámbito, las temperaturas altas aumentan la tasa de crecimiento del cultivo y las bajas lo reducen. En general, las temperaturas que el chile necesita son mayores durante la germinación que durante el desarrollo vegetativo y la floración. La fructificación mayor se logra dentro de los ámbitos de 18 a 27º C durante el día y 12 a 16º C durante la noche.

A medida que las temperaturas altas y bajas se alejan de estos límites, la fructificación disminuye, esto adquiere mucha importancia cuando se realizan producciones bajo invernadero en la cual el ambiente climático dentro del invernadero puede cambiar drásticamente durante el día y la noche y en muchos casos no se cuenta con los sistemas apropiados de regulación climática que permita que la temperaturas no sean responsables de muchos abortos florales y por lo tanto una disminución en la fructificación del chile.
Podemos entonces resumir que las temperaturas excesivamente altas son las más dañinas para la producción de chile, porque provocan el aborto (caída) de botones florales y flores; sin embargo, las bajas temperaturas durante la noche pueden compensar parcialmente las altas temperaturas del día, y altos niveles de luz durante el día permiten que la planta tolere mayores temperaturas.

Humedad: La planta de chile absorbe el agua por las raíces junto con los nutrientes minerales disueltos. Usa el agua en la elaboración de carbohidratos durante la fotosíntesis y para el transporte interno de los nutrimentos, las fitohormonas y los productos de la fotosíntesis, que intervienen en la formación de nuevos tejidos y en el llenado de los frutos. La mayor parte del agua se pierde en evaporación y transpiración de la planta; esta última ayuda a la disminución de la temperatura.

El chile dulce se adapta bien a humedades relativas elevadas y por tanto a ambientes confinados de invernaderos. En condiciones normales de temperatura le va bien una humedad relativa del aire entre el 50 y 70%. La humedad relativa más elevada, si bien es beneficiosa para el desarrollo de la planta, tiene el inconveniente de favorecer el desarrollo de enfermedades fungosas que obligan a la realización de los tratamientos fitosanitarios correspondientes.

Luminosidad: El chile dulce es una planta muy exigente en luz sobre todo en la época de la floración. Suele ser perjudicial en muchos casos la condensación que se produce en el plástico del invernadero que reduce la luminosidad, por lo cual, especialmente en época de floración, sería aconsejable iniciar la ventilación del invernadero a primeras horas del día.

En estado de plántula, el chile dulce es un cultivo relativamente tolerante a la sombra. En el semillero, la aplicación de hasta 55% de sombra aumenta el tamaño de las plantas, lo que en el manejo favorece la producción de mayor número de frutos de tamaño grande. La sombra tenue en el campo puede ser benéfica para el cultivo, por reducir el estrés de agua y disminuir el efecto quema de frutos por el sol; sin embargo, el exceso de sombra reduce la tasa de crecimiento del cultivo y también puede provocar aborto de flores y frutos.

Altitud: Este tipo de bayas prosperan adecuadamente entre 0 a 2500 msnm. Alturas mayores a las mencionadas y climas secos destruyen las flores impidiendo de esta manera la formación del fruto.

REQUERIMIENTOS EDÁFICOS
Una buena producción de chile depende directamente del tipo de suelo en el que se cultiva. Para una producción adecuada es recomendable utilizar suelos sueltos y profundos, preferiblemente francos y franco arenosos, bien drenados y con un pH entre 6,5 y 7. Los suelos salinos no son aptos para este cultivo. La planta desarrolla poco y los frutos son de menor tamaño que el normal.

Le perjudican los suelos arcillosos porque producen asfixia radicular, favorecen el desarrollo de ciertas enfermedades y reducen el tamaño de los frutos, materia orgánica y aumenta generalmente el nivel de nutrientes. En todo caso es aconsejable realizar periódicamente análisis del suelo para detectar las posibles carencias o desequilibrios en el mismo así y poderlos corregí de forma adecuada.

El chile necesita suelos ricos en materia orgánica, por tanto exige abundantes estercoladuras del orden de 30 a 40 toneladas por ha en estado de descomposición.

Los elementos químicos que mayor Importancia tienen en el desarrollo del pimiento y que por tanto hay que tener en cuenta, a los siguientes:
NITRÓGENO es un factor importante de crecimiento pero aportado en exceso puede comprometer la floración y cuajado del fruto.

FÓSFORO, elemento que favorece el desarrollo radicular, da precocidad al cultivo y aumenta la resistencia de los tejidos.

POTASIO es un factor beneficioso de la producción y calidad mejorando el color, el sabor y el peso medio de los frutos.

MAGNESIO, mantiene el equilibrio nutritivo de la planta, influyendo en la formación y función de la clorofila.

HIERRO, la carencia de este elemento suele aparecer en suelos alcalinos y puede corregirse con la aportación de quelatos.

BORO, este elemento juega un papel importante en la polinización de las flores del chile, su deficiencia puede causar un aumento en la caída de las flores.

La fórmula de fertilización dependerá de las condiciones específicas de cada lugar de cultivo, principalmente la textura y fertilidad del suelo, la extracción de nutrientes según la cantidad de la última cosecha.

MULTIPLICACIÓN
El chile se multiplica por medio de semilla. La forma más común en la actualidad de multiplicarlo en el campo es empleando transplante en pilones, ya que se puede manejar mucho mejor el número de plantas en producción, y se corren menos riesgos en la fase que va de semilla a plántula.

ELECCIÓN DEL MATERIAL VEGETAL
El material que se siembra en la actualidad en invernaderos es producto del mejoramiento de las casas semilleros que ofrecen al agricultor variedades e híbridos adaptadas a las condiciones de ambientes protegidos dentro de los cuales destacan los chiles achatados de poco tamaño que pueden ser fácilmente colocados en bandejas en los supermercados y que van desde colora como amarillos, rojos, verdes, naranjas e incluso de color violeta.

CONTROL DE MALEZAS
El control de malezas, se puede hacer por varios medios: mecánico, manual o químico. En el caso de limpiezas mecánicas, se puede realizar dos veces durante el período de crecimiento con la cultivadora, sin embargo, si se realiza de forma manual, se necesitan dos o tres limpiezas con ayuda del azadón.

El chile dulce es una planta que no admite la competencia de malas hierbas sobre todo en los primeros momentos, por lo tanto es necesario realizar las deshierbas en el momento oportuno. La eliminación de las malas hierbas puede conseguirse de diversas formas:

- La desinfección del suelo
- Las labores preparatorias del terreno eliminan las malas hierbas presentes
- Las deshierbas manuales
- Los herbicidas.

FISIOPATÍAS
Las fisiopatías pueden presentarse por diferentes razones, entre ellas podemos mencionar las siguientes:

a. Rajado del fruto: Esto se produce cuando los niveles de humedad relativa en frutos maduros, sobre todo, es muy alto, esto provoca el rompimiento de la epidermis del chile.
b) Necrosis apical: La deficiencia de calcio en la planta, durante su desarrollo, junto con cambios rápidos de temperatura, salinidad elevada y estrés hídrico, son factores que favorecen la aparición de esta fisiopatía.
c. Infrutescencias: Es la formación de pequeños frutos dentro del fruto aparentemente normal. Esto es provocado generalmente por alteraciones genéticas.
d. Partenocarpia: Es el desarrollo de frutos sin semilla ni placenta.
e.Quemaduras de sol: Esto se produce por la exposición de los frutos en forma directa al sol. Se caracteriza por presentar manchas oscuras por desecación del fruto.
f. Asfixia radicular: Esto se produce por el exceso de humedad en el suelo. Provoca la muerte de las plantas por la pudrición de toda la parte inferior.
g. Fitotoxicidades: Esto se produce por la aplicación de productos inadecuados en las plantaciones de chile, junto con altas temperaturas posteriores a la aplicación. Esto se caracteriza por presentar deformaciones y manchas amarillas en las hojas además de defoliaciones rápidas.

COSECHA
Para obtener un mejor rendimiento en la producción de chile, se recomienda realizar la cosecha cuando el fruto alcanza su tamaño máximo. El chile debe cortarse aproximadamente a una pulgada del tallo (pedúnculo). Una planta que se mantiene sana y bien alimentada, puede producir durante un año o más continuamente en condiciones de invernadero.

Al momento de la cosecha, se debe evitar los daños físicos del producto, ya que estos ocasionan problemas serios como pudriciones, pérdida de agua, aumento de la respiración y producción de etileno que provoca su rápido deterioro.

Para esto es importante, revisar que los recipientes a utilizar en la cosecha en el campo deban estar completamente limpios, las superficies interiores lisas y sin bordes ásperos ni cortantes. Para esto se recomienda la utilización de cajas de plástico apilables, que aunque al inicio representan una inversión económica alta, ofrecen grandes ventajas no solo al evitar daños en el producto sino también con la facilidad de limpieza, secado y guardado.
En caso de que se utilice canastas tejidas, verificar que no tenga partes rotas que puedan dañar al producto. Las personan que realicen la cosecha deben estar bien entrenadas en cuanto a reconocer el estado de madurez adecuado de corte, evitando daños y desperdicios al cosechar y sobre todo de desprender o cortar el chile de la manera más cuidadosa posible con el fin de no causar daños tanto al fruto como a la planta.

Si se utilizan cuchillos en esta actividad, se recomienda la utilización de puntas redondeadas ya que evitan los cortes involuntarios. Finalmente no se debe exponer el producto al sol al momento de cosechar, se debe evitar su calentamiento y posibles daños por radiación solar directa.

Mientras el chile dulce en condiciones de campo puede llegar a producir de 8 a 10 toneladas por hectárea, en condiciones de macrotúnel o invernadero el rendimiento debe ser entre 45 a 60 toneladas por hectárea, dependiendo del cultivar y del tipo de estructura utilizada.

ÍNDICE DE MADUREZ
La cosecha del producto en el estado de madurez apropiado permitirá conseguir un producto de la mejor calidad. Los productos cosechados en un estadio de madurez temprano pueden carecer del sabor apropiado y es posible que no maduren adecuadamente.

Similarmente, los productos cosechados tardíamente pueden ser demasiado fibrosos o estar sobre maduros. Los recolectores deberían recibir entrenamiento en métodos de identificación de la madurez apropiada para la cosecha. En el caso del chile dulce el Índice de madurez, se basa en el cambio de color, de verde intenso a verde claro o rojizo.

ÍNDICE DE CALIDAD
Dependiendo de la variedad de chile que se cultive, las características físicas determinarán la calidad del mismo. El color brillante, el tamaño adecuado, las paredes lisas y el peso adecuado son algunas de las características que identifican a un chile de buena calidad.

MANEJO POSTCOSECHA
El manejo que se le dé a un producto después de la cosecha es muy variable. Puede ser únicamente el transporte desde el lugar de recolección al mercado o puede comprender una serie de actividades tales como lavado, encerado, clasificación por tamaño, calidad y color.

Después de la recolección, si el producto va a ser preparado para la comercialización, es fundamental enfriarlo. El enfriado (también conocido como “preenfriado”) comprende la eliminación del calor acumulado en el campo por el producto, después de la cosecha ha de realizarse previamente a cualquier otra manipulación posterior. Esta actividad es muy importante y permite reducir las posibilidades de deterioro del producto.

Se recomienda minimizar la manipulación del producto durante el tratamiento postcosecha, tales como selección, clasificación, limpieza y empaque del producto al momento de la cosecha, es por esta razón que cualquier práctica que reduzca las veces que el producto es manipulado, ayudará a reducir las pérdidas.

La higiene es indispensable tanto para controlar la propagación de enfermedades de un artículo al otro, como para limitar el crecimiento de esporas en el agua de lavado o en el aire de la empacadora. Se pueden usar tratamientos con cloro (100 a 150 ppm de cloro activo) en el agua de lavado para disminuir el crecimiento de patógenos durante las operaciones de acondicionamiento.

Se debe realizar un tratamiento minucioso en este cultivo para obtener una calidad final muy buena. La primera estrategia de defensa contra insectos y enfermedades es un buen control fitosanitario durante la producción. La segunda es el cuidado durante la y manejo en el campo. En tercer lugar, la selección y eliminación de los productos dañados o podridos para limitar la contaminación del producto sano.

Para el control de deterioro bacteriológico, los frutos de chile se pueden lavar con una solución de hipoclorito sódico (25 ppm de cloro activo) durante dos minutos y a continuación enjuagar.

Otra alternativa es el tratamiento postcosecha, con agua caliente o aire caliente forzado se pueden aplicar para aniquilar o inactivar microorganismos patógenos y por ello pueden ser usados como métodos para el control de la podredumbre de frutas y hortalizas frescas.

TEMPERATURA ÓPTIMA DE ALMACENAMIENTO
La temperatura es el factor más importante después de la cosecha para mantener la calidad del producto. En el caso de las frutas, hortalizas y flores, cuando se separan de la planta madre, todavía son aún tejidos vivos que respiran. La conservación del producto a la temperatura más baja posible (10-12 C para el chile) aumentará la vida útil del mismo, ya que las temperaturas bajas disminuyen la lasa de respiración y la sensibilidad al etileno, reduciendo además la pérdida de agua.

Existen varios métodos de enfriamiento para el chile. Un método, denominado enfriamiento pe aire forzado, consiste en el paso de aire frio a través del producto. Otro tipo de enfriamiento es el hídrico que consiste en pasar por agua fría al chile. Si la diferencia de temperatura entre la noche y el día es relativamente grande, los cuartos de almacenamiento pueden enfriarse usando el aire nocturno

Estos métodos, entre otros, permiten el enfriamiento del producto sin el uso de electricidad, que representarían un costo alto para el productor. Es importante proveer de sombra no solo al producto en sí sino también a las instalaciones, utilizadas para el enfriamiento y almacenamiento del producto. Los árboles son una excelente fuente de sombra y pueden reducir la temperatura ambiental de las empacadoras y almacenes.

Los colores claros en las construcciones reflejarán la luz (y el calor), reduciendo la cantidad de calor. A veces un mayor gasto de dinero al principio conlleva un ahorro a la larga, como el comprar equipo de iluminación adecuado. Las luces de sodio de alta presión a mimos calor y utilizan menos energía que las bombillas incandescentes

Daño por Frío
Algunas frutas y cultivos hortícolas son susceptibles al daño por frío cuando se refrigeran a temperaturas inferiores a 13 – 16º C (55 – 60º F). los daños reducen la calidad del producto y acortan la vida útil. La siguiente tabla proporciona la temperatura adecuada de enfriamiento en el caso de chile dulce. Los síntomas frecuentemente sólo después de que la mercancía se transfiere a temperaturas más altas, como ocurre durante la venta.

HUMEDAD RELATIVA ÓPTIMA
Otro aspecto a considerar cuando se manejan hortalizas es la humedad relativa del ambiente del almacén. La pérdida de agua del producto se asocia generalmente con una pérdida de calidad. Pues puede haber cambios visuales, tales como el marchitamiento o arrugado y cambios de textura.

Para el mercado de productos frescos, cualquier método que aumente la humedad relativa en el ambiente del almacén (o disminuya el déficit de presión de vapor entre el producto y su entorno) retrasará la pérdida de agua. Un método para incrementar la humedad relativa consiste en reducir la temperatura; otro método consiste en añadir humedad al aire alrededor de la mercancía utilizando nebulizadores, vaporizadores, o mojando el piso del almacén.
Seleccione otro Cultivo
Agrosiembra te da la oportundiad de conocer la especificación de los cultivos, con el fin de darte una mejor orientación al momento de
Ají  -  (Capsicum annuum, C. chínense, C. Frutascens, C baccaturm y C pubescens.)
Ajo  -  (Allium sativum)
Apio  -  (Apium graveolens var. rapaceum)
Arroz  -  (Oryza sativa)
Brócoli  -  (Brassica oleracea var. italica)
Cebolla  -  (Allium Cepa)
Chile  -  (Capsicum annuum)
Coliflor  -  (Brassica oleracea L var. botrytis)
Fresa  -  (Fragaria vesca)
Fresa en Invernadero  -  (Fragaria vesca)
Guineo, Banano  -  (Musa AAA, Simmonds)
KIWI  -  (Actinida chinesis)
Lechuga  -  (Lactuca sativa)
Melón  -  (Cucumis Melo L.)
Papa  -  (Solanum tuberosum)
Piña  -  (Anana s Comosus)
Plátano  -  (Musa Grupo ABB)
Remolacha  -  (Beta vulgaris var. conditiva)
Repollo  -  (Brassica oleracea var. Viridis)
Sandía  -  (Citrullus lanatus (Thunb.) Matsum. & Nakai var. lanatus)
Tomate  -  (Lycopersicum esculentum)
Zanahoria  -  (Daucus carota)
Como Sembrar? Foro Agrícola Clasificados
Siguenos en: Facebook Twitter