www.agrosiembra.com
icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif
icon_list/biblioteca2.jpg icon_list/sembrar.jpg icon_list/foro.jpg icon_list/clasificados.gif icon_list/noticias.gif icon_list/videos.gif
icon_list/novedades.gif

SUSTRATOS

Imprimir
SUSTRATOS
Un sustrato es todo material sólido distinto del suelo, natural, de síntesis o residual, mineral u organico, que, colocado en un contenedor, en forma pura o en mezcla, permite el anclaje del sistema radicular de la planta, desempeñando, por tanto, un papel de soporte para la planta. El sustrato puede intervenir o no en el complejo proceso de la nutrición mineral de la planta.

PROPIEDADES DE LOS SUSTRATOS DE CULTIVO
FÍSICAS
a.Porosidad. Es el volumen total de medio no ocupado por las partículas sólidas, y por tanto, lo estará por aire o agua en una cierta proporción. Su valor óptimo no debería ser inferior al 80 – 85%, aunque sustratos de menor porosidad pueden ser usados v
entajosamente en determinadas condiciones. La porosidad debe ser abierta, pues la porosidad ocluida, al no estar en contacto con el espacio abierto, no sufre intercambio de fluidos con él y por tanto no sirve como almacén para la raíz. El menor peso del sustrato será el único efecto positivo. El espacio o volumen útil de un sustrato corresponderá a la porosidad abierta. El grosor de los poros condiciona la aireación y retención del agua del sustrato. Poros gruesos suponen una menor relación superficie / volumen, por lo que el equilibrio tensión superficial / fuerzas gravitaciones se restablece cuando el poro queda solo parcialmente lleno de agua, formando una película de espesor determinado.
Página: 1
El equilibrio aire/agua se representa gráficamente mediante las curvas de humectación. Se parte de un volumen unitario saturado de agua y en el eje de ordenadas se representa en porcentaje el volumen del material sólido más el volumen de porosidad útil. Se le somete a presiones de succiones crecientes, expresadas en centímetros de columnas de agua, que se van anotando en el eje de abscisas. A cada succión corresponderá una extracción de agua cuyo volumen es reemplazado por el equivalente de aire. De m odo que a un valor de abscisas corresponde una ordenada de valor igual al volumen del material sólido más el volumen de aire. El volumen restante hasta el 100% corresponde al agua que aun retiene el sustrato.

b.Densidad. La densidad de un sustrato se puede referir bien a la del material sólido que lo compone y entonces se habla de densidad real, o bien a la densidad calculada considerando el espacio total ocupado por los componentes sólidos más el espacio poroso, y se denomina porosidad aparente.
Página: 2
La densidad real tiene un interés relativo. Su valor varía según la materia de que se trate y suele oscilar entre 2.5 – 3 para la mayoría de los de origen mineral. La densidad aparente indica indirectamente la porosidad del sustrato y su facilidad de transporte y manejo. Los valores de densidad aparente se prefieren bajos (0.7 - 01) y que garanticen una cierta consistencia de la estructura.

c.Estructura. Puede ser granular como la de la mayoría del sustrato mineral o bien fibrilar. La primera no tiene forma estable, acoplándose fácilmente a la forma del contenedor, mientras que la segunda dependerá de las características de las fibras. Si son fijadas por algún tipo de material de cementación, conservan formas rígidas y no se adaptan al recipiente pero tienen cierta facilidad de cambio de volumen y consistencia cuando pasan de secas a mojadas.

d.Granulometría. El tamaño de los gránulos o fibras condiciona el comportamiento del sustrato, ya que además de su densidad aparente varia su comportamiento hídrico a causa de su porosidad externa, que aumenta de tamaño de poros conforme sea mayor la granulometría.

PROPIEDADES QUÍMICAS
La reactividad química de un sustrato se define como la transferencia de
materia entre el sustrato y la solución nutritiva que alimenta las plantas a través de las raíces. Esta transferencia es reciproca entre sustrato y solución de nutrientes y puede ser debida a reacciones de distinta naturaleza:

a.Químicas. Se deben a la disolución e hidrolisis de los propios sustratos y puede provocar: Efectos fitotóxicos por liberación de iones H+ y OH- y ciertos iones metálicos como el Co+2. Efectos carenciales debido a la hidrolisis alcalina de algunos sustratos que provoca un aumento del pH y la precipitación del fósforo y algunos microelementos. Efectos osmóticos provocados por un exceso de sales solubles y el consiguiente descenso en la absorción de agua por la planta.

b.Físico – químicas. Son reacciones de intercambio de iones. Se dan en sustratos con contenidos en materia orgánica o los de origen arcilloso (arcilla expandida) es decir, aquellos en los que hay cierta capacidad de intercambio catiónico (C.I.C.). estas reacciones provocan modificaciones en el pH y en la composición química de la solución nutritiva por lo que el control de la nutrición de la planta se dificulta.

c.Bioquímicas. Son reacciones que producen la biodegradación de los materiales que componen el sustrato.
Página: 3
Se producen sobre todo en materiales de origen orgánico, destruyendo la estructura y variando sus propiedades físicas. Esta biodegradación libera CO2 y otros elementos minerales por destrucción de la materia orgánica. Normalmente se prefieren sustratos inertes frente a los químicamente activos. La actividad química aporta a la solución nutritiva elementos adicionales por procesos de hidrolisis o solubilidad. Si estos son tóxicos, el sustrato no sirve y hay que descartarlo, pero aunque sean elementos nutritivos útiles entorpecen el equilibrio de la solución al superponer su incorporación un aporte extra con el que habrá que contar, y dicho aporte no tiene garantía de continuidad cuantitativa (temperatura, agotamiento, etc.) los procesos químicos también perjudican la estructura del sustrato, cambiando sus propiedades físicas de partida.

PROPIEDADES BIOLÓGICAS
Cualquier actividad biológica en los sustratos es claramente perjudicial. Los microorganismos compiten con la raíz por oxígeno y nutrientes. También pueden degradar el sustrato y empeorar sus características físicas de partida. Generalmente disminuye su capacidad de aireación, pudiéndose producir asfixia radicular. La actividad biológica está restringida a los sustr
atos orgánicos y se eliminaran aquellos cuyo proceso degradativo sea demasiado rápido. Así las propiedades biológicas de un sustrato se pueden concretar en:

a.Velocidad de descomposición. Es en función de la población microbiana y de las condiciones ambientales en las que se encuentre el sustrato. Esta puede provocar deficiencias de oxígeno y de nitrógeno, liberación de sustancias fitotóxicas y contracción del sustrato. La disponibilidad de compuestos biodegradables (carbohidratos, ácidos grasos y proteínas) determina la velocidad de descomposición.

b.Efectos de los productos de descomposición. Muchos de los efectos biológicos de los sustratos orgánicos se atribuyen a los ácidos húmicos y fúlvicos, que son los productos finales de la degradación biológica de la lignina y la hemicelulosa. Una gran variedad de funciones vegetales se ven afectadas por su acción.

c.Actividad reguladora del crecimiento. Es conocida la existencia de actividad auxínica en los extractos de muchos materiales orgánicos utilizados en el medio de cultivo.

Características del Sustrato Ideal
El mejor medio de cultivo depende de numerosos factores como son el tipo de material vegetal con el que se trabaja (semillas, plantas, estacas, etc.
Página: 4
), especie vegetal, condiciones climáticas, sistemas y programas de riego y fertilización, aspectos económicos, etc.

Para obtener buenos resultados durante la germinación, el enraizamiento y el crecimiento de las plantas, se requieren las siguientes características del medio de cultivo:

a.Propiedades físicas: Elevada capacidad de retención de agua fácilmente disponible. Suficiente suministro de aire. Distribución del tamaño de las partículas que mantenga las condiciones anteriores. Baja densidad aparente. Elevada porosidad. Estructura estable, que impida la contracción (o hinchazón del medio).

b.Propiedades químicas: Baja o apreciable capacidad de intercambio catiónico, dependiendo de que la fertirrigación se aplique permanentemente o de modo intermitente, respectivamente. Suficiente nivel de nutrientes asimilables. Baja salinidad. Elevada capacidad tampón y capacidad para mantener constante el pH. Mínima velocidad de descomposición.

c.Otras propiedades. Libre de semillas de malas hierbas, nematodos y otros patógenos y sustancias fitotóxicas. Reproductividad y disponibilidad. Bajo coste. Fácil de mezclar. Fácil de desinfectar y est
abilidad frente a la desinfección. Resistencia a cambios externos físicos, químicos y ambientales.

Tipos de sustratos
Existen diferentes criterios de clasificación de los sustratos, basados en el origen de los materiales, su naturaleza, sus propiedades, su capacidad de degradación, etc.

Según sus propiedades
Sustratos químicamente inertes. Arena granítica o silicea, grava, roca volcánica, perlita, arcilla expandida, lana de roca, etc.
Sustratos químicamente activos. Turbas rubias y negras, corteza de pino, vermiculita, materiales lignocelulósicos, etc.

Las diferencias entre ambos vienen determinadas por la capacidad de intercambio catiónico o la capacidad de almacenamiento de nutrientes por parte del sustrato. Los sustratos químicamente inertes actúan como soporte de la planta, no interviniendo en el proceso de absorción y fijación de los nutrientes, por lo que han de ser suministrados mediante la solución fertilizante. Los sustratos químicamente inertes actúan como soporte de la planta, no interviniendo en el proceso de absorción y fijación de los nutrientes, por lo que han de ser suministrados mediante la solución fertilizante.
Página: 5
Los sustratos químicamente activos sirven de soporte a la planta pero a su vez actúan como depósito de reserva los nutrientes aportados mediante la fertilización, almacenándolos o cediéndolos según las exigencias del vegetal.

SEGÚN EL ORIGEN DE LOS MATERIALES
MATERIALES ORGÁNICOS.
De origen natural. Se caracterizan por estar sujetos a descomposición biológica (turbas). De síntesis. Son polímeros orgánicos no biodegradables, que se obtienen mediante síntesis química (espuma de poliuretano, poliestireno expandido, etc.) subproductos y residuos de diferentes actividades agrícolas, industriales y urbanas. La mayoría de los materiales de este grupo deben experimentar un proceso de compostaje, para su adecuación como sustratos (cascarillas de arroz, pajas de cereales, fibra de coco, orujo de uva, cortezas de árboles, serrín y virutas de la madera, residuos sólidos urbanos, lodos de depuración de aguas residuales, etc.)

MATERIALES INORGÁNICOS O MINERALES
De origen natural. Se obtienen a partir de rocas o minerales de origen diverso, modificándose muchas veces de modo ligero, mediante tratamientos físicos sencillos. No son biodegradables (arena, grava, tierra volcánica, etc
.)

Transformados o tratados. A partir de rocas o minerales, mediante tratamientos físicos, más o menos complejos, que modifican notablemente las características de los materiales de partida (perlita, lana de roca, vermiculita, arcilla expandida, etc.)

Residuos y subproductos industriales. Comprende los materiales procedentes de muy distintas actividades industriales (escorias de horno alto, estériles del carbón, etc.)

ALGUNOS SUSTRATOS
Sustratos naturales
a.Agua. Es común su empleo como portador de nutrientes, aunque también se puede emplear como sustrato.

b.Gravas. Suelen utilizarse las que poseen un diámetro entre 5 y 15 mm. Destacan las gravas de cuarzo, la piedra pómez y las que contienen menos de un 10% en carbonato cálcico. Su densidad aparente es de 1.500 – 1.800 kg/m3. Posee una buena estabilidad estructural, su capacidad de retención del agua es baja si bien su porosidad es elevada (más del 40% del volumen). Su uso como sustrato puede durar varios años. Algunos tipos de gravas, como las de piedra pómez o de arena de río, deben lavarse antes de utilizarse. Existen algunas gravas sintéticas, como la herculita, obtenida por tratamiento térmico de pizarras.
Página: 6


c.Arenas. Las que proporcionan las mejores resultados son las arenas de río. Su granulometría más adecuada oscila entre 0.5 y 2 mm de diámetro. Su densidad aparente es similar a la grava. Su capacidad de retención del agua es media (20% del peso y más del 35% del volumen); su capacidad de aireación disminuye con el tiempo a causa de la compactación; su capacidad de intercambio catiónico es nula. Es relativamente frecuente que su contenido en caliza alcance el 8 – 10%. Algunos tipos de arena deben lavarse previamente. Su pH varía entre 4 y 8. Su durabilidad es elevada. Es bastante frecuente su mezcla con turba, como sustrato de enraizamiento y de cultivo en contenedores.

d.Tierra volcánica. Son materiales de origen volcánico que se utilizan sin someterlos a ningún tipo de tratamiento, proceso o manipulación. Están compuestos de sílice, alúmina y óxidos de hierro. También contiene calcio, magnesio, fosforo y algunos oligoelementos. Las granulometrías son muy variables al igual que sus propiedades físicas. El pH de las tierras volcánicas es ligeramente acido con tendencias a la neutralidad. La C.I.C. es tan baja que debe considerarse como nulo. Destaca su buena aireación, la inercia química y la e
stabilidad de su estructura. Tiene una baja capacidad de retención de agua, el material es poco homogéneo y de difícil manejo.

e.Turbas. Las turbas son materiales de origen vegetal, de propiedades físicas y químicas variables en función de su origen. Se pueden clasificar en dos grupos: turbas rubias y negras. Las turbas rubias tienen un mayor contenido en materia orgánica y están menos descompuestas, las turbas negras están más mineralizadas teniendo un menor contenido en materia orgánica. Es más frecuente el uso de turbas rubias en cultivos sin suelo, debido a que las negras tienen una aireación deficiente y unos contenidos elevados en sales solubles. Las turbias rubias tiene un buen nivel de retención de agua y de aireación, pero muy variable en cuanto a su composición ya que depende de su origen. La inestabilidad de su estructura y su alta capacidad de intercambio catiónico interfiere en la nutrición vegetal, presentan un pH que oscila entre 3,5 y 8,5. Se emplea en la producción ornamental y de plántulas hortícolas en semilleros.

f.Corteza de Pino. Se pueden emplear cortezas de diversas especies vegetales, aunque la más empleada es la de pino, que procede básicamente de la industria maderera.
Página: 7
Al ser un material de origen natural posee una gran variabilidad. Las cortezas se emplean en estado fresco (material crudo) o compostadas. Las cortezas crudas pueden provocar problemas de deficiencia de nitrógeno y de fitotoxicidad. Las propiedades físicas dependen del tamaño de sus partículas, y se recomienda que el 20 – 40 % de dichas partículas sean con un tamaño inferior a los 0.8 mm. Es un sustrato ligero, con una densidad aparente de 0.1 a 0.45 g/cm3. La porosidad total es superior al 80 – 85%, la capacidad de retención de agua es de baja a media, siendo su capacidad de aireación muy elevada. El pH varía de medianamente ácido a neutro. La CIC es de 55 meq/100 g.

g.Fibra de Coco. Este producto se obtiene de fibras de coco. Tiene una capacidad de retención de agua de hasta 3 o 4 veces su peso, un pH ligeramente ácido (6.3 – 6.5) y una densidad aparente de 200 kg/m3. Su porosidad es bastante buena y debe ser lavada antes de su uso debido al alto contenido de sales que posee.

Sustratos artificiales
a.Lana de roca. Es un material obtenido a partir de la fundición industrial a más de 1600º C de una mezcla de rocas basálticas, calcáreas y
carbón de coke. Finalmente al producto obtenido se le da una estructura fibrosa, se prensa, endurece y se corta en la forma deseada. En su composición química entran componentes como el sílice y oxidos de aluminio, calcio, magnesio, hierro, etc. Es considerado como un sustrato inerte, con una CIC casi nula y un pH ligeramente alcalino, fácil de controlar. Tiene una estructura homogénea, un buen equilibrio entre agua y aire, pero presenta una degradación de su estructura, lo que condiciona que su empleo no sobrepase los 3 años. Es un material con gran porosidad y que retiene mucha agua, pero muy débilmente, lo que condiciona una disposición muy horizontal de las tablas para que el agua se distribuya uniformemente por todo el sustrato.

b.Perlita. Material obtenido como consecuencia de un tratamiento térmico a unos 1.000 – 1.200º c de una roca silícea volcánica del grupo de las riolitas. Se presenta en partículas blancas cuyas dimensiones varían entre 1.5 y 6 mm, con una densidad baja, en general inferior a los 100 kg/m3. Posee una capacidad de retención de agua de hasta cinco veces su peso y una elevada porosidad; su CIC es prácticamente nula (1.
Página: 8
5 – 2.5 meq/100 g); su durabilidad está limitada al tipo de cultivo, pudiendo llegar a los 5 – 6 años. Su pH está cercano a la neutralidad (7 – 7.5) y se utiliza a veces, mezclada con otros sustratos como turba, arena, etc.

c.Vermiculita. Se obtiene por la exfoliación de un tipo de micas sometido a temperaturas superiores a los 800º C. Su densidad aparente es de 90 a 140 kg/m3, presentándose en escamas de 5 – 10 mm. Puede retener 350 litros de agua por metro cubico y posee buena capacidad de aireación, aunque con el tiempo tiende a compactarse. Posee una elevada CIC (80 – 120 meq/l). puede contener hasta un 8% de Potasio asimilable y hasta un 12% de magnesio asimilable. Su pH es próximo a la neutralidad (7 – 7.2)

d.Arcilla Expandida. Se obtiene tras el trat
amiento de nódulos arcillosos a más de 100º C, formándose como unas bolas de corteza dura y un diámetro, comprendido entre 2 y 10 mm. La densidad aparente es de 400 kg/m3 y posee una baja capacidad de retención de agua y una buena capacidad de aireación. Su CIC es prácticamente nula (2 – 5 meq/l). su pH está comprendido entre 5 y 7. Con relativa frecuencia se mezcla con turba, para la elaboración de sustratos.

e.Poliestireno Expandido. Es un plástico troceado en flóculos de 4 – 12 mm, de color blanco. Su densidad es muy baja, inferior a 50 kg/m3. Posee poca capacidad de retención de agua y una buena posibilidad de aireación. Su pH es ligeramente superior a 6. Suele utilizarse mezclado con otros sustratos como la turba, para mejorar la capacidad de aireación.
Página: 9
Como Sembrar? Foro Agrícola Clasificados
Siguenos en: Facebook Twitter