www.agrosiembra.com
icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif icon_list/separator.gif
icon_list/biblioteca2.jpg icon_list/sembrar.jpg icon_list/foro.jpg icon_list/clasificados.gif icon_list/noticias.gif icon_list/videos.gif
icon_list/novedades.gif

PSEUDOMONAS

Imprimir
Fundación PROINPA
Promoción e Investigación de Productos Andinos
Manejo integrado de la Marchitez Bacteriana en Chuquisaca
(MIP-Marchitez Bacteriana).
La marchitez bacteriana producida por la bacteria Ralstonia solanacearum1 es una de las enfermedades más perjudiciales que limita el cultivo de la papa e inutiliza los suelos de varias regiones agroecológicas del mundo.
La marchitez bacteriana fue introducida a Bolivia posiblemente en 1984, como consecuencia de la severa sequía de 1983. Actualmente esta enfermedad tiene una gran diseminación y amenaza a la producción papera nacional.
En Chuquisaca, los agri
cultores conocen la enfermedad de la marchitez bacteriana con el nombre de "q'awi" y está distribuida en un 69% (promedio) de las parcelas de las comunidades semilleras de la Cordillera de El Rosal2 y en 52% (promedio) de las mishk’eras3 de la provincia Tomina, con una superficie aproximada de 2000 hectáreas afectadas.
La marchitez bacteriana continúa diseminándose, especialmente a través de semilla infectada y sus flujos inadecuados en las comunidades de la provincia Tomina y ahora en Belisario Boeto y Luis Calvo. Esto representa un alto riesgo de infestación a otros cultivos subtropicales como el maní y ají.
Página: 1
Además, la condición de zona semillera de la Cordillera de El Rosal (Tomina), pone en peligro la agricultura de otras zonas subtropicales y tropicales como las del departamento de Santa Cruz y Tarija, donde se ha intensificado el cultivo de la papa.
1Ralstonla solanacearum (E. F. Smith) Yabuuchi et al. conocida anteriormente como Yabuuchi et al. o Pseudomonas solanacearum E.F. Smith.
2Leuquepampa, La Fajcha, Musuru, Lampacillo5, etc.
3San Pedro, Sopachuy, Sauce Molino, Rio Grande, Mllané5, etc.
1. Rotación de cultivos
La ausencia de cultivos hospedantes de la bacteria, por un período relativamente prolongado, tiene la finalidad de disminuir; hasta erradicar, la poblaci
ón de la bacteria en los suelos infestados. Esta es una práctica de manejo de la enfermedad que puede aplicarse en zonas tradicionalmente paperas y de costumbres andinas. Con base en la información obtenida en trabajos de manejo integrado en las zonas de El Rosal (2.400 msnm) y Sopachuy (1.900 msnm), se sugieren rotaciones apropiadas para la zona semillera (Figura 2) y las zonas mishk'eras.
2. Utilización de tubérculos- semilla libres de la enfermedad
El componente más importante en el manejo integrado del q'awi es el uso semilla certificada o tubérculos-semilla producidos en zonas libres de la enfermedad, especialmente para la zona semillera de la Cordillera de El Rosal.
Página: 2
Para evitar la diseminación de la bacteria por este medio, se recomienda el flujo de tubérculos- semilla indicado en la Figura 3. NUNCA se debe llevar tubérculos- semilla de las zonas bajas (mishk'eras) o de uso racional, o poco frecuente, hacia la zona semillera. Para las zonas mishk' eras y las de uso racional, la semilla DEBE provenir sólo de zonas semilleras libres de la enfermedad.
Una práctica común en la zona semillera (Cordillera de El Rosal) es la reutilización de parcelas que estuvieron en descanso por más de cinco años. Esta acción, acompañada de la utilización de tubérculos-semilla libres de la enfermedad, se convierte en la táctica más importante que el agricultor y las instituciones de la zona pueden aplicar, porque al menos uno de estos dos componentes está presente en el sistema de producción del agricultor de la zona.
3. Prácticas culturales Suelos en descanso
En épocas húmedas y calientes, favorables para el crecimiento de plantas hospedantes, dejar los suelos infestados en descanso (sin cultivo) por períodos de 2 a 3 años como mínimo y combinar esta práctica con deshierbes contínuos después del último cultivo realizado.
En épocas frías o calientes. realizar barbechos para exponer
a la bacteria a condiciones desfavorables y letales. Para esta práctica. los suelos con poca pendiente (menores al 15%) facilitan el uso de maquinaria agrícola.
.Manejo del agua para riego o de escorrentía (lluvias)
El agua de riego en la zona mishk'era o de escorrentía por las lluvias en la zona semillera, de preferencia no debe ser proveniente de otras parcelas con cultivos de papa, sean éstas libres o con problemas de marchitez. Para evitar el encharcamiento que podría favorecer el desarrollo y multiplicación de la bacteria, los surcos deben tener una pendiente adecuada para facilitar el curso libre del agua.
.Desinfestación de herramientas de labranza
Una tarea necesaria para evitar el traslado de la bacteria de campos infestados a terrenos limpios es la desinfestación de las herramientas y aperos de labranza utilizados en las labores culturales (siembra, rayadas, aporcado y cosecha), antes de utilizarlos se deben lavar con hipoclorito de sodio al 5% (lavandina comercial en una cantidad de 250 mI en 25 litros de agua, durante 2 a 3 minutos), luego lavarlos con agua de pila, para evitar la introducción de la enfermedad al interior de la parcela del predio o evitar la diseminación entre vecinos.
Página: 3

.laboreo mínimo y reutilización de tierras
Durante el manejo del cultivo, las labores culturales (carpidas, aporques y otros), deben ser mínimas o controladas, para evitar al máximo posibles daños o heridas en la parte subterránea y así impedir la penetración de la bacteria a la planta a través de estas heridas. Del mismo modo, se debe evitar al máximo el tránsito de personas o animales a través de las parcelas para no llevar suelo infestado adherido a los zapatos, abarcas o las patas de los animales, de las parcelas infestadas a otras libres de marchitez. Se recomienda usar botas lavables y cercar las parcelas que estén en manejo.
.Descarte de plantas marchitas
Se deben eliminar las plantas marchitas o con síntomas en el follaje, característicos de la marchitez bacteriana. Esta es una práctica muy favorable para las comunidades paperas de la provincia Tomina, debido a que las incidencias en campo generalmente son bajas o menores al 10% de severidad. El descarte favorecerá en gran medida a la eliminación de la población de la bacteria en el suelo.
Para ello, la planta en el mismo sitio en que fue extraída, debe coloca
rse en una bolsa de plástico transparente o blanca. Es recomendable trasladar la bolsa a un lugar de la propiedad para incinerarla o ser expuesta al sol durante al menos 90 días, para eliminar la bacteria en su interior.
.Eliminación de rastrojos, malezas y plantas voluntarias ("qu'ipas")
En la provincia Tomina se han identificado más de diez malezas como hospedantes de la bacteria, las más comunes son: Bidens pilosa (chilquiwua o muni), Portulaca oleracea (yuyo o verdolaga) e Ipomea indivisa. Las otras son: Nicandra physalodes, Paronychia brasiliana y Solanum cosimile.
En los cultivos trigo, maíz y otros que forman parte de la rotación y durante los períodos de descanso (especialmente en el primer año) y barbecho, se observa la emergencia de plantas voluntarias ("qu'ipas") y malezas, que permiten la sobrevivencia de la bacteria, por lo tanto, al igual que con las plantas marchitas, se deben extraer y eliminar las plantas "qu'ipas".
.Manejo de otras plagas
Es necesario el manejo de plagas como: laq'atu (Anomala incontans), la polilla (Phthorimaea operculella y Symmetrischema tangolias), gusanos noctuideos (Heliotis sp.
Página: 4
) y otros insectos de suelo que en su estado larval dañan el sistema radical, permitiendo el ingreso de la bacteria que causa la marchitez bacteriana.
.Cultivares resistentes
En Bolivia no se dispone de cultivares con resistencia a la marchitez bacteriana, como Achat (Brasil); Molinera y Amapola (Perú); o Ndinamagara (Burundi, Ruanda, Zaire). Sin embargo, actualmente estos cultivares están siendo probados por PROINPA en la Cordillera El Rosal. Este material ayudaría a disminuir la población de la bacteria en el suelo, especialmente en el caso de parcelas con una incidencia inicial de plantas afectadas mayor al 40%, permitiendo que el agricultor pueda tener, después del primer período de rotación y descanso, un cultivo de papa sano o con muy baja incidencia, en vez de esperar a un segundo período de rotación y descanso.
La semilla de estos cultivares resistentes siempre debe producirse en zonas altas (mayores a 3000 msnm) y la producción en zonas bajas (Cordillera de El Rosal, Sopachuy, San Pedro, Monteagudo y otros) destinarla para consumo y NUNCA utilizarla como semilla.
Referencias disponibles en el CENDOC –PROINPA
1. Barea, O.; Michel, W.; F
ernández-Northcote, E. N. 1996. Incidencia y distribución de la marchitez bacteriana en la provincia Tomina del departamento de Chuquisaca.
2. Álvarez, V.; Smith, J. J.; Llerena, R.; Fernóndez-Northcote, E. N. 1996. Determinación de Biovares de Pseudomonas solanacearum que afectan a la papa en Bolivia.
3. Equise. H.; Álvarez, V.; Fernández-Northcote, E. N. 1995. Desarrollo de estrategias de control integrado de la marchitez bacteriana (Pseudomonas solanacearum).
Ficha técnica No 2-1999
Proyecto MIP – POLILLA
Preparado por: René Andrew, Oscar Barea, Carlos Bejarano, Rayne Calderón, Hedí Cervantes, Jaime Herbas. (en orden alfabético)
Producción: Patricia Meneces.
Edición: Carol Perpich.
Diagramación: Lenka Céspedes.
Directorio de PROINPA: MAGDR, CONFEAGRO, UMSS, UPB, COSUDE, CIP.
Fundación PROINPA
Chuquisaca:
*Calle Honduras No 191 Barrio Petrolero
*Tel/Fax: (064) 51297 *Casilla: 405
*E-mail: propachs@mara.scr.entelnet.bo
E-mail oficinas regionales
Potosí * proinpt@cedro.pts.entelnet.bo
La Paz * proinpa@mail.megalink.com
Chuquisaca * propachs@mara.scr.entelnet.bo
Tarija
Publicación co-financiada por el Proyecto Papa Andina
Página: 5
Como Sembrar? Foro Agrícola Clasificados
Siguenos en: Facebook Twitter